Juicio ordinario

Juicio ordinario

Se tiene el concepto de que un juicio ordinario es aquel juicio declarativo en el que se persigue de manera especifica el reconocimiento o en su defecto la declaración de un derecho, sea el que sea y el cual se busca encontrar a través de un procedimiento totalmente legal y que debe ser tramitado siempre ante un tribunal conocido como “competente”.

Como es bien sabido por muchos, éste juicio tiene ciertos pasos que por ley deben de ser seguidos ya que si se llegaran a modificar no podría ser llamada como juicio ordinario y tendría por fuerza que ser modificado para poder encontrar su cause, los pasos a seguir son:

Discusión, dentro de la cual se llevan a cabo la Demanda, la contestación, la réplica y por último la dúplica en ese mismo orden, después sigue la Conciliación, seguido de la Prueba, después las Observaciones a la prueba, enseguida las Medidas para mejor resolver, lo siguiente es la Citación a las partes para oír sentencia, lo siguiente es el Fallo, después la Impugnación del fallo y por último el Cumplimiento o ejecución.

Pero dentro de éste juicio, por defecto siempre se deberá de proceder gracias a una demanda ya que es de ahí donde se parte para poder proceder, sin embargo la demanda deberá de incluir ciertos papeles para poder ser efectuada, los papeles son:

Fundantes que se consideren propiamente como aquellos de los que se encargan de emanar el derecho que se está invocando y aquellos fundantes justificativos o denominados demostrativos que son aquellos relacionados con los hechos que fungen como demostración hacia el derecho que se está reclamando.

Para poder imponer una demanda de tipo ordinario es preciso contar con los requisitos que aquí se hacen mención porque de lo contrario recibirá otro nombre y por lo mismo no será considerada como tal así que esperamos que la información que aquí se les brinda les sea de utilidad para poder aplicarlos y efectuarlos como se debe a modo de facilitarles un poco dichos procedimientos legales.